¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

Cómo elegir el color de una habitación infantil

El otro día hablando con una amiga, que va a tener un bebé dentro de nada, está loca con la preparación de la habitación para […]

El otro día hablando con una amiga, que va a tener un bebé dentro de nada, está loca con la preparación de la habitación para Laura (así se va a llamar mi próxima sobri). Parece que el sexo que vaya a tener el bebé, condiciona todo lo que tiene que ver con la decoración, la ropa, los juguetes… pero yo le decía, ¿es que solo existen el rosa y el azul? Y la verdad es que me sorprendió la respuesta, porque todo el problema radicaba justo en eso, no quería ni que fuera rosa ni azul.

Existen multitud de colores que podrían quedar ideal en la habitación del bebé, pero una madre inexperta y primeriza, como mi amiga, lo que busca es aquellos que beneficien su descanso y relax. Por eso, he querido proporcionarle a ella y a todas esas madres que buscan la habitación perfecta para el nuevo miembro de la familia, los mejores consejos en esta maravillosa aventura. El objetivo: lograr un ambiente agradable y cálido donde el bebé se sienta a gusto y pueda relajarle e inducirle al sueño. Los tonos suaves como el beige o el amarillo son perfectos para este fin. Es mejor evitar los tonos oscuros con mucha potencia decorativa. Uno de los trucos principales que aconsejan los expertos es buscar una armonía. Si no queremos basarnos solo en un color, lo ideal es buscar un tono pastel, como un naranja suave, y en base a éste acoplar una gama de colores afín al naranja, como el verde o el violeta.

Para jugar con el espacio el blanco o grises muy suaves, son perfectos para agrandar visualmente la habitación. Un truco es pintar el techo de blanco o un tono por debajo del que luego le pongamos en las paredes. Aumenta la sensación de altura. Además, este tipo de efectos son una buena idea para lograr un ambiente de paz y sosegado, a parte de que visualmente son colores muy elegantes. Y si se quiere dar un toque más divertido, opta por toques de color en los complementos y textiles.

Para habitaciones donde hay mucha luz, los colores más fríos como el azul o el malva, consiguen refrescar visualmente el ambiente. En este caso, el azul, aunque tradicionalmente se haya designado para niños, se trata de un tono que tiene multitud de gamas y de posibilidades dando igual que el bebé sea niño o niña. Y lo mismo para el rosa. Así que, vayamos un pasito más allá de las tradiciones y juguemos con todas sus tonalidades. Y si, por el contrario, la habitación del bebé es más bien fría y oscura, los colores cálidos como el naranja suave o el amarillo, como hemos hablado antes, son perfectos. Si los tonos tan suaves, para ti son aburridos, se puede jugar con colores más fríos o neutros como el blanco. Eso sí, mejor huir de tonos como el rojo, son demasiado estimulantes.

No olvidemos que la pintura es solo un recurso decorativo que puede complementarse perfectamente con otros accesorios como el papel pintado, murales, vinilos o divertidos muebles decorativos. Además, ahora con los códigos descuento de Vertbaudet podéis incluir en la decoración de la habitación del bebé, ademas de muebles, juguetes estimulantes y divertidos. Espero que os haya seguido de inspiración y  que ya tengáis una mejor aproximación de cómo queréis que sea, al menos, el color del futuro próximo miembro de la familia.

Comentarios