¡¡¡Buenos días familia!!! ¿Cómo habéis amanecido? Espero que con las pilas totalmente cargadas después del fin de semana, aunque me han dicho que en Madrid ha llovido y ha hecho mucho viento. Yo este finde, como habéis podido ver en mis redes sociales, me fui a Londres. Tenía ganas de cambiar de aires, de ver mundo, de desconectar de mis quehaceres diarios… Y la verdad, ¡¡lo he conseguido!!

Viaje relámpago donde los haya, eso sí, pero ha merecido la pena. Llegamos mi chico y yo el viernes a última hora, cenamos cerca del hotel y nos fuimos a dormir. El sábado nos levantamos prontito para aprovechar y recorrernos la ciudad. Tuvimos mucha suerte porque no nos llovió e incluso por la tarde salió el sol.

Londres está muy viva, mucha gente haciendo shows por la calle, cantando, gente de todos los estilos, nacionalidades, muchíiiiisimas tiendas, parques, museos… Por el poco tiempo que teníamos nos centramos en Oxford Street, Covent Garden y Hyde Park.

Me hubiese encantado ir a ver alguna obra de teatro pero nos fue imposible. Con respecto a la comida, no tuve ningún tipo de problema (soy intolerante  a la lactosa), hay mucha diversidad, desde italianos, japoneses, chinos, indios… No paramos de caminar, imaginaos cómo llegamos al hotel, reventados, jajajajaja…

Y el domingo a primera hora para Madrid, ya que por la tarde tenía que trabajar. La verdad es que ha sido un poco paliza, pero ha merecido mucho la pena, he desconectado y cargado pilas. Arranco el lunes como nueva, feliz y con ganas de seguir disfrutando de todas las cosas bonitas de la vida, sólo hay que fluir con ella.


Reflexión del día: Algunas personas buscan un lugar hermoso; otras, hacen un lugar hermoso.