Sane Food - Nutrición y Emoción

Por Elisabeth BerralMi Bio

The oil cleansing method, limpiar la piel con aceites vegetales

Como sabéis, una filosofía basada en la vida sana, engloba tanto una alimentación saludable, como la práctica de ejercicio frecuente, pero hay algo más que […]

Como sabéis, una filosofía basada en la vida sana, engloba tanto una alimentación saludable, como la práctica de ejercicio frecuente, pero hay algo más que muchas veces olvidamos: el hábito de utilizar cosmética natural, sin complicarnos la vida consumiendo productos químicos que por un lado nos aportan propiedades, y por el otro nos perjudican.

Lo que muchas empresas nos venden y buscan con su marketing, no es nuestro beneficio sino el suyo. Por tanto, a menudo nos esconden la realidad tras campañas de publicidad que nos cuentan lo contrario. Si observáis los anuncios que aparecen en  televisión o prensa, nos bombardean con publicidad de cremas, maquillajes y jabones a todas horas. Últimamente, parece que está en auge el tema de los principios activos naturales y todas las novedades están enriquecidas con aceites vegetales y extractos de plantas. La mala noticia es que siguen siendo ricos en siliconas, parabenos y otros tóxicos. Pero no van a dejar de utilizarlos, porque estos productos abaratan costes, ya que lo sintético es mucho más barato que lo natural.

La naturaleza es fuente inagotable de recursos, no solo para vivir o alimentarse, sino también para nuestra salud y belleza. Por eso, apostar por el uso de aceites vegetales, tiene mucho que ver con una conducta ecológica y concienciada con el medio ambiente.

Los aceites vegetales y nuestra piel son dermocompatibles, es decir, tienen ácidos grasos esenciales similares, y eso los convierte en la opción más acertada que podemos elegir. Y como de cosmética natural va la cosa, hoy os hablaré sobre un ritual que debería ser obligatorio para todas, tanto al empezar nuestro día como al acabarlo: desmaquillarnos.

Independientemente de que no usemos maquillaje, debemos cuidar nuestra piel, limpiándola e hidratándola antes y después de dormir. Los aceites vegetales arrastran y limpian sin resecar, y son útiles tanto  para eliminar  el maquillaje como otros restos de suciedad adheridos a nuestra piel, o la grasa que segregamos a lo largo de la noche.

Además, a diferencia de la cosmética convencional, al ser naturales tan solo nos aportan beneficios. Siempre insisto en eso: hemos de ser consecuentes y si cuidamos lo que comemos también debemos cuidar lo que utilizamos sobre nuestra piel, porque se trata de nuestro mayor órgano y nuestra barrera de protección frente al exterior.

Uno de mis aceites favoritos es el aceite de almendras dulces, ya que es apto hasta para las pieles más sensibles. Se trata de un desmaquillante natural totalmente hipoalergénico, nada agresivo y su aroma es suave y muy agradable.

Otros aceites que también han demostrado ser muy eficientes como desmaquilladores son el de pepita de uva, nuez de albaricoque, aguacate, coco, ricino y, por supuesto, nuestro querido aceite de oliva.

Mi recomemdación es siempre, para que nuestra piel quede bien limpia, retirar los restos de aceite con un tónico natural, por ejemplo de agua de rosas, o utilizar directamente un desmaquillante bifásico que incorpore el aceite vegetal y el agua floral, todo en uno.

Os aseguro que si probáis la cosmética natural, luego no querréis otra cosa. Es un vicio muy saludable 😉

¡Feliz semana!

Elisabeth Berral

Fundación Mujeres Felices

 

Comentarios