Sane Food - Nutrición y Emoción

Por Elisabeth BerralMi Bio

Algunos tips imprescindibles si vas a comenzar una dieta

  El post de hoy va dirigido a aquellas personas que sufren de sobrepeso real más que a las que solo les sobra dos kilitos. El […]

 

El post de hoy va dirigido a aquellas personas que sufren de sobrepeso real más que a las que solo les sobra dos kilitos.

El motivo es que el sobrepeso atenta contra la salud y creo que el plan de acción que elaboré junto a mi hermana, puede ser muy útil. Vamos a ponérnoslo fácil.

Aquí os dejo una lista de consejos prácticos que pueden seguirse fácilmente ya que no son muy ambiciosos. Pero como sabéis, son los pequeños gestos los que marcan la diferencia.

Antes de empezar, me gustaría recordaos una vez más, que el objetivo principal de una alimentación equilibrada no es bajar de peso, sino preservar y mantener la salud. Que vayamos perdiendo kilos por el camino es solo una consecuencia.

Es posible que cuando penséis en hacer dieta, automáticamente penséis también en un montón de razones por las cuales creéis que no os será posible afrontar vuestro proyecto con éxito, como por ejemplo:

  • No tengo tiempo para pensar en la dieta.
  • Es que yo…como en el trabajo.
  • No es un buen momento porque tengo mucho lío.
  • Llega el verano y las vacaciones y mejor lo dejo para septiembre.
  • Acabo de dejar de fumar, no creo que lo pueda hacer todo de golpe.
  • Es que en casa no les gusta comer esas cosas.
  • Etcétera, etcétera…..

Comemos cada día, de eso siempre tenemos tiempo (o deberíamos 🙂 ) y en realidad, cuesta lo mismo hacer las cosas bien que mal, así que quizá se trata de poner solo un poco de orden y tener la determinación de decidir que para que nuestro cuerpo esté sano, necesita estar dentro de un peso saludable.

Seguro, seguro, seguro, que en la vida os habéis enfrentado a  retos más complicados que habéis superado con éxito.

Tan solo se trata de ponerle consciencia al tema. Se que no es fácil pero creo que con estos consejos será más fácil llevarlo a cabo. Por supuesto, trataremos de cambiar hábitos y de que se queden con nosotros para siempre, pero los cambios, a veces nos asustan.

Tomad nota:

TU NEVERA:

Si vives sola no será un problema. Si vives en familia, con un poco de orden será suficiente. 🙂

Hazte espacio, ordena tu nevera de manera que tengas una estantería solo para ti. Ahí van a estar los alimentos refrigerados que vas a poder comer durante tu dieta.

TU DESPENSA:

Exactamente igual, hazte espacio en la cocina para tener un estante, dos o los que necesites, para poner los ingredientes y los alimentos que vas a comer a partir de ahora.

LISTA DE LA COMPRA:

Junto con la lista de la compra de tu casa (si es que no vives sola) haz una lista independiente para ti, de lo que tu necesitas para comer de manera saludable:

Vegetales para las ensaladas, para acompañar cenas y comidas, para hacer cremas, para hacerlos salteados, para incorporarlos a los platos de pasta y arroz.

Fruta para comerla durante la mañana o a media tarde.

Embutidos bajos en grasa y a poder ser de origen ecológico.

Carnes blancas.

Yogures de cabra o oveja desnatados.

Pescado fresco o congelado si te va mejor para organizar tu semana.

Huevos ecológicos.

Pastas, arroces y cereales integrales.

Pan dextrinado.

Legumbres, semillas y frutos secos.

En esta lista no hay galletitas, ni bebidas edulcoradas, ni alcohol, ni salsas, ni refinados, ni grasas trans…

MENÚS:

Para ayudaros a no agobiaros con el tema de los menús, os propongo un sistema simple pero útil:

Os aconsejo que escribáis en un tarjetón de cartulina desayunos, comidas y cenas que consideréis saludables y ligeras: carnes y pescados a la plancha, cremas de verdura sin patata, pastas y arroces integrales, ensaladas con imaginación pero sin que dejen de ser ensaladas, etc.

Consiste en una tarjeta, una comida. Es decir, una tarjeta, un desayuno saludable. Otra tarjeta, una comida saludable. De modo que cuando hayamos acabado, podríamos tener unas 25 tarjetas, por ejemplo, 5 desayunos, 10 comidas y 10 cenas.

Así, al principio de la semana podemos elegir qué vamos a comer en los próximos días, cómo combinarlos y preocuparnos de tener en casa los ingredientes que necesitamos, de prepararnos tuppers si es necesario, y de descongelar los ingredientes el día anterior y todos los pasos que comporta tener un poco de planificación.

HÁBITOS SALUDABLES:

Ponte una alarma en el móvil cada hora y bebe un poco de agua, somos un 80% agua y ayudaremos a nuestro organismo a depurarse y movilizar toxinas.

Además, el verano se nos hará más llevadero si estamos bien hidratadas.

Procura andar todos los días media hora, y si hace falta ponte el despertador media hora antes para asegurarte que tendrás tiempo de hacerlo. Si tienes un perro, él agradecerá este paseo matutino.

Lávate los dientes después de cada comida, la higiene bucal es muy importante pero además, al lavarnos los dientes definitivamente esa comida habrá terminado y quizás la tentación de picar entre horas.

Anota en una libreta lo que has comido cada día, pésate una vez por semana y así podrás relacionar los resultados con los menús que has elegido. Además es una manera muy efectiva de identificar los excesos que hemos ido cometiendo, y así los podremos evitar para la semana siguiente.

Ponte una meta asequible y cuando la alcances ponte otra. Pero no es recomendable empezar queriendo perder 15 kilos porque a veces lo vemos muy lejos y nos acabamos desanimando. Empecemos por dos kilos.

Tampoco vamos a ponernos un plazo determinado; este año es una buena ventana temporal.

Ahora ya tienes algo de HELP! Es tu turno 😉

 

Elisabeth Berral

Fundación Mujeres Felices

 

Comentarios