Sane Food - Nutrición y Emoción

Por Elisabeth BerralMi Bio

5 consejos alimentarios que prepararán tu piel para el verano

Aunque el sol es un elemento imprescindible en nuestras vidas, ahora que se ha instalado el verano y el astro rey vuelve a ser el […]

Aunque el sol es un elemento imprescindible en nuestras vidas, ahora que se ha instalado el verano y el astro rey vuelve a ser el protagonista, debemos ser precavidas para evitar las posibles consecuencias negativas para nuestra piel y salud.

La piel, esa fina barrera que nos protege y nos envuelve, es muy vulnerable a los rayos UVA y en verano se incrementa muchísimo el riesgo de que suframos problemas por una exposición al sol irresponsable; como anomalías en la pigmentación, quemaduras dolorosas, melanomas, etc.

Son muchos los riesgos tanto a corto como a largo plazo.

Esto  no quiere decir que debamos evitar la exposición al sol, pero si que nos protejamos de manera inteligente y preparemos nuestra piel por dentro y por fuera para beneficiarnos de sus virtudes, ya que como sabéis no solo nos bronceamos y lucimos un color más bonito, sino que gracias a los rayos solares, podemos sintetizar la vitamina  D en los riñones, imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso, para nuestras defensas , nuestra tiroides y para absorber minerales como el calcio y el fósforo, tan necesarios para el buen desarrollo y mantenimiento muscular y óseo.

Además, esta vitamina  parece ser un poderoso protector contra el cáncer, especialmente de colon, de próstata y de mama. Como siempre, lo que marca la diferencia es la cantidad. Una exposición de 15 a 25 minutos diarios al día es suficiente para sintetizar vitamina D y beneficiarnos de sus propiedades anticancerígenas. Sin embargo, si nos excedemos en cuanto al tiempo y por tanto en la “dosis” de sol, éste resulta ser altamente cancerígeno.

Si escuchamos a nuestro cuerpo, descubriremos que en esta época del año de forma natural, preferimos alimentos más frescos y más ligeros, nos apetece comer frutas y ensaladas y necesitamos beber más agua. Se trata del momento del año en el que más sencillo nos resulta comer bien, ya que lo que nos pide el organismo es depuración, hidratación y vitaminas.

Así que vamos a repasar una serie de sencillos hábitos que deberíamos mantener este verano para lucir una piel bonita y una salud radiante.

Proteger la piel desde el interior:

1- Incrementa el consumo de betacarotenos.

Se trata del pigmento que le da a frutas y verduras el color naranja, rojo o amarillo, y también se encuentra en algunas hojas verdes. Son nuestro mejor aliado para la piel.

Una vez los metabolizamos en el organismo, se convierten en vitamina A, un nutriente esencial, que resulta ser uno de los más potentes antioxidantes que hay; ya que neutralizan los radicales libres que pueden dañar los lípidos de las membranas celulares y material genético, por lo que ayudan a conservar el buen estado de nuestras células y tejidos. Por eso son muy beneficiosos para proteger la piel de los rayos solares mediante la activación de la melanina, que es lo que nos proporciona el tan deseado bronceado.

Son alimentos ricos en betacarotenos la calabaza, el boniato, el melón Cantalupo, los melocotones y albaricoques, la papaya, los pimientos,  las zanahorias (las reinas de los betacarotenos) y algas como la espirulina y el alga clorelha.

2- Que no falte la magia de la vitamina C en tu dieta:

El ácido ascórbico, vitamina antioxidante por excelencia, protege las fibras de elastina y colágeno de la piel, ayudando contra los daños que puede causar la radiación solar. Es un componente esencial para el refuerzo del sistema inmune y proporciona luminosidad a nuestra piel.

Para asegurar el aporte necesario tan solo tenemos que procurar tomar más zumos naturales, smoothies, ensaladas, fruta fresca y alimentos crudos, ya que esta vitamina es muy volátil y termosensible. La encontramos en verduras como el pimiento rojo, las espinacas y la coliflor; en hortalizas como el tomate, hierbas aromáticas como el perejil, y en frutas como naranjas, limones, pomelos, kiwis, piña o fresas.

3- Incluye alimentos ricos en  Vitamina E:

Le llaman la vitamina de la eterna juventud ya que realiza una acción antioxidante, protectora  y regeneradora.

Una de sus funciones consiste en bloquear el paso de los radicales libres, de los rayos UV y los contaminantes ambientales a los que nos exponemos. Por tanto, es esencial para el cuidado de nuestra piel en verano.

Además, cumple con una acción cicatrizante de los tejidos cutáneos, por eso si prestáis atención, siempre encontraréis esta vitamina en los componentes de vuestra cosmética, bajo la denominación de Tocoferol.

Los alimentos más ricos en vitamina E son los frutos secos como las nueces, avellanas, cacahuetes, piñones y  almendras, las semillas de girasol, el germen de trigo, la soja, las aceitunas y verduras como las espinacas, acelgas,  espárragos, pimientos y tubérculos como los nabos.

Las vitaminas A, C y E al ser grandes antioxidantes, cumplen con una importante función anticancerígena.

5- Imprescindible el aporte de ácidos grasos esenciales:

Considerados como “grasas buenas” los conocidos omega 3 y omega 6, son esenciales porque no son producidos por el cuerpo.

Ayudan a mantener la hidratación de la piel y mejoran su membrana celular de las quemaduras y reduciendo la inflamación.

Encontramos omega 3 en pescados grasos como el salmón, el arenque, el atún o las sardinas, así como en las semillas de chía, lino y cáñamo, en el aguacate o en frutos secos como en las almendras y las nueces. En cuanto al omega 6, es mucho más abundante en la alimentación que el omega 3 ya que se encuentra en todos los aceites vegetales y en las semillas. Es decir, que la mayoría de alimentos que contienen omega 3, contienen aun más cantidad de omega 6.

6- La hidratación.

No puede haber una piel bonita sin agua.

Beber agua y mantenernos hidratadas es fundamental en cualquier época del año, pero en verano asegurarnos un consumo adecuado es todavía mas importante, ya que debido a las largas horas expuestas al sol y por el calor que tanto nos hace sudar, perdemos grandes cantidades de líquido con mayor facilidad y necesitamos reponerlo. Este hecho a parte de que perjudica al aspecto de la piel perjudica a nuestra salud y podemos sufrir mareos o golpes de calor.

Si incrementamos el consumo de fruta, ensaladas, zumos y verdura, ya estaremos mejorando nuestra hidratación ya que todos estos alimentos tienen un gran porcentaje de agua en su composición, pero además recordemos que debemos acostumbrarnos a llevar con nosotras una botella de agua para poder beber en cualquier momento.

En cuanto a la protección externa, os dejo una sencilla receta para haceros vuestro propio aceite solar, eso si, no es comparable con los filtros solares desarrollados por las fórmulas cosméticas ya que estos son los únicos capaces de bloquear al 100% los rayos solares, pero como contrapartida, son muy poco ecológicos con el medio ambiente y su efecto para la salud es cuestionable.

Mi recomendación es que los compréis de gama orgánica certificada.

Receta de protección solar baja casera para piel normal y adulta:

  • 60 ml de aceite de avellanas ( con protección solar baja, comparable a un filtro solar FPS 10)
  • 30 ml de aceite de sésamo (bloquea un 30% de los rayos UVA)
  • 2 cucharadas de jugo de aloe vera ( para aportar ligereza a nuestra loción)
  • 3 gotas de aceite esencial de zanahoria (FSP 30) o si lo prefieres, de menta piperita para darle un toque de frescor (FSP 6)

Introduce todos los ingredientes en un frasco de cristal de 100 ml a poder ser oscuro, y ciérralo con una boquilla de pulverización. Recuerda agitar tu mezcla cada vez que vayas a utilizarla.

Además, recordemos que debemos exfoliarnos periódicamente y después de nuestro baño de sol, utilizaremos lociones post solares para hidratar y calmar la piel después de la exposición solar.

Por último, los sombreros y las gafas de sol son siempre necesarios para acompañarnos en nuestros desplazamientos.

Ahora si, ya estamos preparadas 😉 ¡ Feliz verano!

 

Elisabeth Berral

Fundación Mujeres Felices

 

Comentarios