Sane Food - Nutrición y Emoción

Por Elisabeth BerralMi Bio

Hierbas aromáticas y fitoterapia contra el cáncer

En mi último post, os hablé del poder de los alimentos y de cómo, mediante su consumo, podemos ayudar a nuestro organismo a combatir y […]

En mi último post, os hablé del poder de los alimentos y de cómo, mediante su consumo, podemos ayudar a nuestro organismo a combatir y prevenir esta enfermedad.

Hoy me gustaría daros nuevas pautas e información sobre cómo mediante la fitoterapia y las hierbas aromáticas, podemos reforzar nuestras defensas y bloquear los mecanismos celulares que permiten que el cáncer crezca y se reproduzca.

Existen especias y hierbas aromáticas que son verdaderos medicamentos naturales y que todos deberíamos conocer, ya que son económicos, fáciles de conseguir, no tienen los efectos secundarios de muchos medicamentos sintéticos y además dan un sabor exquisito a nuestros platos.

Empezamos por repasar los fitoquímicos más eficaces:

La curcumina

La cúrcuma lleva más de cuatro mil años utilizándose terapéuticamente en India, China, Tíbet y Oriente Medio. Los antiguos sabios de la India la tomaron como símbolo del sol.

La cúrcuma, de la misma familia que el jengibre, es el polvo amarillo que constituye uno de los ingredientes del curry amarillo. Además es una especie culinaria y el antiinflamatorio natural mas potente identificado hasta el día de hoy.

Para que el organismo lo asimile, debe mezclarse con pimienta negra. Lo más idóneo es disolverla en aceite de oliva. Si no tenemos en cuenta esta combinación, la cúrcuma no atravesará la barrera intestinal y será simplemente como si usáramos curry. La pimienta multiplica por dos mil la absorción de la cúrcuma en nuestro organismo.

Así que tomar nota de este aliño: mezclar un cuarto de cucharada sopera de cúrcuma en polvo, con media cucharada sopera de aceite y una pizca de pimienta negra. Podremos aderezar verduras, sopas y ensaladas.

Además la cúrcuma es uno de los ingredientes más comunes en medicina ayurveda debido a su potente poder antiinflamatorio y antioxidante. Con ella se tratan, entre otros problemas, la mala digestión, los trastornos del hígado, el dolor articular, la fiebre, la tos, las alteraciones menstruales, o en aplicación tópica, los eccemas y otras patologías de la piel.

La curcumina es el fitoquímico por excelencia en la lucha contra el cáncer.

Cuando se expone a las células cancerosas al efecto de la cúrcuma, estas se reducen en un 50%.

La curcumina inhibe el crecimiento de gran numero de tumores: colon, próstata, pulmón, hígado, estómago, mama, ovarios y leucemia, entre otros.

También actúa en la angiogénesis y fuerza a las células tumorales a morir (apoptosis). Además potencia la efectividad de la quimioterapia y reduce el crecimiento del tumor.

Los terpenos

Los terpenos poseen un importante papel antioxidante y actúan sobre gran variedad de tumores, ya que reducen la expansión de las células cancerosas o bien provocan su muerte.

Son ricas en terpenos: la hierbabuena, el tomillo, la mejorana, el orégano, la albahaca y el romero.

El romero contiene un tipo de terpeno que afecta a la capacidad de las células cancerosas de invadir tejidos cercanos. Y cuando es incapaz de extenderse, el cáncer pierde su malignidad.

La apigenina

Es  un tipo de flavonoide que pertenece a la familia de los polifenoles.

La apigenina, es abundante en perejil y apio, ha demostrado tener un potente efecto inhibidor de la creación de vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor.

Este efecto se produce incluso en concentraciones muy pequeñas, parecidas a las observadas en la sangre después de haber tomado perejil en la comida.

En segundo lugar, repasaremos algunos remedios de fitoterapia:

El Kalanchoe

Existen 3 tipos de Kalanchoe que están relacionadas con propiedades anti cáncer: el Kalanchoe pinata, Kalanchoe daigremontiana y Kalanchoe gracilis.

Son plantas antioxidantes, antiinflamatorias y poseen gran poder antiproliferativo, además de ser citotóxicas, es decir, pueden eliminar células tumorales sin lesionar células sanas.

Utilizaremos sus hojas, las cuales podemos masticar, tomar en forma de zumo, licuadas o para preparar infusiones.

Se recomienda consumir dos hojas al día o tres infusiones al día preparadas con una hoja.

Cardo Mariano

Esta planta es un gran hepatoprotector, gracias  a un ingrediente que se encuentra en su interior, la silimarina, que también la encontramos en las alcachofas.

La silimarina protege las células del hígado, mediante un mecanismo de fortalecimiento de las membranas celulares, y por otro lado, estimula la síntesis de proteínas en el hígado, por lo que también hablamos de un efecto regenerador de las células hepáticas.

Se ha demostrado su eficacia para disminuir la toxicidad de la quimioterapia, además de aumentar su eficacia.

Es un potente antioxidante que bloquea los radicales libres y activa diferentes enzimas encargadas de disminuir la letalidad de las sustancias carcinógenas.

Otra de sus grandes propiedades, es que ayuda a regular los estrógenos en sangre, siendo útil en los tumores hormonodependientes.

Podemos tomarlo en infusión al 10% (100 gramos de semillas por litro de agua), tres tazas al día.

En forma de cápsulas o tabletas, ya sea en polvo o en forma de tintura madre.

La uña de gato

Originaria de Perú, existen unas 60 especies diferentes.

Está indicada para procesos inflamatorios, asma, úlcera gástrica, enfermedades degenerativas y tumores.

En oncología, es muy utilizada por ser un gran antioxidante que protegen las células de las lesiones producidas por los radicales libres, lo cual le proporciona un efecto general de tipo antiviral, antitumoral y antiinflamatorio.

Además reduce los efectos secundarios asociados al uso de quimioterapia, como vómitos y pérdida de peso.

Para terminar, comparto tres infusiones anticancer con diferentes combinaciones de hierbas aromáticas y medicinales, extraídas del libro de la Doctora Odile Fernández, tan solo tendremos que mezclar una cucharadita de cada planta:

·      Té verde + uña de gato + ginseng en polvo

·      Té verde + semillas de cardo mariano + llantén

·      Té verde + clavo + palo de canela + anís estrellado + semillas de cardamomo.

Es importante, antes de tomar cualquier suplemento fitoterápico, consultar con nuestro médico, ya que lo natural no es sinónimo de inocuo, y todos estos remedios actúan químicamente, por lo que pueden interferir con otros fármacos y inhibir o potenciar sus efectos.

Espero que este repaso de remedios naturales os haya resultado de utilidad.

Afortunadamente estamos recuperando la sabiduría ancestral y estamos experimentando un punto de inflexión, ya que era necesario el retorno hacia la sabiduría de la naturaleza y el maravilloso poder de la fitoterapia.

Un abrazo,

Elisabeth Berral

Fundación Mujeres Felices

 

Comentarios