Sane Food - Nutrición y Emoción

Por Elisabeth BerralMi Bio

Descubriendo un alimento medicina: el kuzu

Invierno: Hace frío, llueve, los días siguen siendo cortos y estamos a tope con el trabajo, por lo que también lo estamos con el estrés. […]

Invierno: Hace frío, llueve, los días siguen siendo cortos y estamos a tope con el trabajo, por lo que también lo estamos con el estrés. Esta estación del año tiene muchas cosas buenas, pero en general, estos cuatro factores forman parte de nuestra realidad hasta que llegue como mínimo marzo, y con él, la primavera.

Es precisamente en invierno cuando somos más vulnerables a resfriarnos ya que sea por el estrés o por las bajas temperaturas. Nos acaban bajando las defensas, y si no nos resfriamos nosotras, se pone mala una amiga, nuestros hijos o nuestra pareja, y el resultado es que acabamos nosotras con el resfriado, las anginas o directamente, con la engorrosa gripe.

¿Cómo podemos evitarlo? Pues manteniendo bien fuertes nuestras defensas.

Recordad que por más virus y bacterias que se nos acerquen, si nuestro sistema inmune está fuerte, nuestro organismo estará protegido.

Es decir, lo importante no es el “huésped” que quiera visitarnos, sino lo preparado que tengamos nosotras el “terreno¨, para evitar que consiga invadirnos.

Si eso no fuese cierto, todo el mundo se resfriaría sin excepciones.

Como siempre os digo, la alimentación es la base de la salud, y afortunadamente, existen además alimentos medicina, que nos ayudan a conseguir que estemos sanas y fuertes, por eso hoy os quiero hablar del kuzu , utilizado desde hace aproximadamente 2.500 años en la medicina tradicional china, y recientemente utilizado también en Occidente, gracias a la macrobiótica.

Os explico:

El kuzu o kudzu, proviene de una planta llamada Pueraria Lobata; con una raíz enorme (pueden alcanzar los 100 metros de longitud) y es precisamente de esa raíz de la que se separa el almidón del resto de la planta, quedando un polvo de color blanco, que protegido de la humedad, se conserva durante años.

Entre sus muchas propiedades medicinales, tenemos que:

·      Favorece un buen nivel de flora intestinal ( de ahí su importancia para mantener un sistema inmune fuerte).

·      Regulador intestinal. Nutre, fortalece y protege los intestinos. Útil tanto en casos de estreñimiento como diarrea, espasmos intestinales, intestinos perezosos, etc. (A tener en cuenta en casos de síndrome de intestino irritable, enfermedad de Chron, celiaquía o colitis).

·      Gracias a su alto contenido en fibra, facilita que absorbamos menos grasas y azúcares.

·      Ayuda reducir la fiebre y los estados gripales, calmando a la vez los dolores causados por esos estados gripales (mialgias y artralgias). Especialmente en niños, su efecto es inmediato.

·      También puede ser de gran ayuda en caso de problemas respiratorios como bronquitis, resfriados, tos, etcétera, ya que suaviza, nutre y fortalece las mucosas.

·      Resulta eficaz para combatir vértigos, alergias y migrañas.

·      Vigorizante y alcalinizante: alivia el cansancio crónico y potencia nuestro nivel de energía.

·      Tiene propiedades relajantes: combate el estrés y ayuda a crear un ánimo relajado. El extracto de raíz de kudzu es una alternativa natural para el tratamiento de la adicción al alcohol y el tabaco.

·      Aporta isoflavonas, especialmente la daidzeína, la cual ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a irrigar más y mejor sangre al cerebro y sistema nervioso, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo tomarlo?

Diluimos una cucharadita de postre en medio vaso de agua aproximadamente. Lo calentamos a fuego lento un par de minutos hasta que se deshaga y nos quede una crema transparente.

Beberlo caliente y tomar de 2 a 3  vasos al día.

Para los niños, podemos diluirlo en jugo de manzana para darle un poco de dulzor y que les resulte más agradable, porque carece de sabor.

En su uso culinario, es utilizado como espesante, añadiéndolo al final de la cocción en sopas, purés, batidos, estofados, etc; gracias a su textura gelatinosa y ausencia de gluten.

Por último, deciros que el Kudzu también se conoce en algunos países como Arrurrut, Arrurruz o Arrurrout. Esto puede crear confusión ya que a veces se refieren a Kuzu y otras veces no, el Arrurruz tiene sólo valor culinario (como espesante) pero no es medicinal.

Para potenciar sus efectos podemos combinarlo con el té Kukicha y la pasta de umeboshi ( ciruela japonesa) de la cual os hablaré en el siguiente post.

A cuidar esas defensas 😉

Un abrazo,

 

Elisabeth Berral

Fundación Mujeres Felices

 

Comentarios