Vida y Bienestar

por Paula DíazMi Bio

3 formas de tener una actitud más positiva, ¿sabes cómo?

Ya sabes que en este rinconcito tuyo y mío me encanta crear esa burbuja de consciencia que todos, como seres humanos merecemos gozar y sentir. […]

Ya sabes que en este rinconcito tuyo y mío me encanta crear esa burbuja de consciencia que todos, como seres humanos merecemos gozar y sentir. Siempre es adecuado recordar que contamos con la opción de poder elegir cómo vivir. Para ello es necesario saber gestionar y practicar una actitud abierta de cara a nuestra experiencia vital.

Es cierto que muchas somos las que hemos pensado que estar siempre “bien” o con una forma de vivir positiva es imposible. Pues bien, hoy te regalaré las 3 mejores formas y herramientas para tener una actitud más positiva ante la vida. Así, te permitirás cambiar parte de esos hábitos y creencias que solo te generan pensamientos negativos o malestar diario. ¿Te apetece ser más optimista, además de forma totalmente realista? Seguro que sí, vamos a ello entonces 🙂

 

Medita y calma tu ser

El primer ingrediente para dar un giro de positivismo a tu actitud es controlar tu interior. ¿Cómo? Aprendiendo a gestionar en positivo tus pensamientos, identificando cada uno de ellos. Una herramienta que te puede ayudar a ello es la práctica de la meditación, ya que nos proporciona serenidad y plenitud como ser interior, siendo más consciente del aquí y ahora, de tus pensamientos más íntimos.

También puedes practicar en este punto actividades como el yoga, taichi, pilates o ejercicios de respiración que te facilitarán una toma de contacto contigo misma y desconectar por el momento que necesites. Recuerda que con ello conseguimos descansar tanto mental como físicamente, y así permitir una visión mucho más serena de nuestra jornada. No te pongas excusas y recuerda que si no descansas o tomas momentos de desconexión, será más fácil que padezcas estrés y ansiedad.

 

Sé consciente de tu cuerpo como un todo

Solemos pensar que nuestro cuerpo es algo ajeno a nuestro interior, sin recordar algo tan importante como que constituye en nuestra herramienta para conectar con nuestra sabiduría interior, compartir amor con nuestro entorno y tú misma. Cuando razonamos también dependemos enteramente de nuestro cuerpo ya que son muchos los estudios científicos que afirman que los pensamientos condicionan la postura corporal, la respiración, nuestros movimientos y sobre todo nuestra actitud ante aquellas experiencias que nos suponen una barrera.

Agradece a la vida siempre que puedas

Qué fácil es decir un gracias o un te quiero y cuántas veces nos olvidamos de su importancia. Dejamos atrás lo simple concentrándonos en exceso por miedo a lo complicado. Ser conscientes del ahora nos permite valorar la sencillez, aquella que nos proporciona serenidad y felicidad valorando todo lo que nos rodea de forma inmensamente rica.

Si no tenemos en cuenta este dogma vital, agradecer a la vida por lo que sentimos o tenemos en esencia, olvidamos muchas situaciones por las que dar las gracias y sentirnos afortunados. No me iré sin antes contarte un secreto, y es que las personas agradecidas sí son y se sienten afortunados cada momento de sus vidas.

Te invito a honrarte a ti misma y frente al espejo concederte un gran gracias por quién eres y todo lo que has logrado superar. Entonces será el momento en el que me compartas aquí que tan positiva es ahora tu actitud 🙂

 

Paula Díaz

Comentarios