Vida y Bienestar

por Paula DíazMi Bio

9 pasos para sanar tu corazón

Todas nosotras, muchas más o muchas menos, hemos experimentado en alguna ocasión la sensación de tener el corazón enfermo o roto. Solemos sentirlo cuando pasamos […]

Todas nosotras, muchas más o muchas menos, hemos experimentado en alguna ocasión la sensación de tener el corazón enfermo o roto. Solemos sentirlo cuando pasamos por aquellas experiencias en las que perdemos algo que para nosotras es importante, incluso pudiéndose dar en situaciones que no tienen por qué ser solo relacionadas con el amor de pareja.

Algunas podemos habernos enamorado de una persona que no nos llegó a corresponder, vivir el final de una gran relación de amistad importante para nuestro ser o incluso sentir que se nos parte el corazón presenciando determinada situación en nuestro día a día.

Todo ello son vivencias y etapas que enferman uno de nuestros órganos más importantes: nuestro corazón. Por eso hay que cuidarlo y, de vez en cuando, poner en práctica los 9 pasos que hoy voy a compartir contigo para sanarlo. De esta forma, además lograrás sentirte plena para conseguir todo lo que deseas:

Disfruta. En este blog aprendemos que tu vida es ahora. Entonces, ¿para qué esperar más para ser tú misma?

Crea. Los seres humanos somos creativos por naturaleza. Cuando dejamos a un lado nuestra parte creativa nos cerramos al universo y al amor por nosotros mismos o los demás. En consecuencia nos bloqueamos. Es hora de que pases a la acción y empieces a construir el camino a aquello que anhelas.

Descubre. Pregúntate cada día qué necesitas o qué vas a hacer con el resto de tu vida.

Agradece. Dar gracias es un acto de fe que nos llena de amor y respeto por la humanidad. Aprendemos así a valorar lo que tenemos y de lo que ya gozamos, viviendo el presente y dejando a un lado lo negativo. Conserva lo bueno que has vivido y aprendido.

Perdona. El primer requisito para amarte y potenciar todos tus talentos como ser repleto de luz que eres. Perdona cada día de tu vida a los demás y a ti misma.

Aprende. Recoge las lecciones de tu experiencia y no te cierres a nuevas experiencias. Crecemos gracias a los aprendizajes que recibimos cada día.

Revisa. Tiene relación con el punto sobre descubrir. No te quedes estática y reflexiona sobre lo que has vivido en cada momento. Seguro te va a ser de gran utilidad.

Asume. Valora que eres un cuerpo físico que necesita vivir sus sentimientos, descansar y desconectar. Tómate el tiempo que necesites para todo.

Acepta. El gran paso hacia la plenitud es la aceptación. Por muy difícil o incómoda que pueda llegar a presentarse esta, lo esencial es aceptarla.

Paula Díaz

Comentarios